Partes, enteros y enteraos

0

“¡Pero si yo no he dado partes, no he dado nunca ninguno!”. Si me hubieran dado un céntimo cada vez que alguien me ha dicho esa frase o similar, tendríaaa… unos once euros y medio.

Vamos a repasar un poco esto. Cuando ZombiD, el zombi rockandrollero se hizo su primer seguro de moto en éste lado, él dijo que no había dado ningún parte, y la compañía le dio un precio de acuerdo a esa información. Cuando fue a contratarlo, la compañía comprobó ese dato, y el precio subió. ZombiD, al igual que cualquier otra persona, o criatura, a la que dicen que tiene que rascarse el bolsillo, no entendió por qué, pero la razón era clara: sí tenía partes. En concreto, había arrancado la señal de “Prohibido aparcar excepto los 31 de Febrero” a la que tenía atada su moto; atropelló a Doña Úrsula que cruzaba el paso de peatones y la hizo dar un triple salto mortal con doble tirabuzón (sí, es un peinado un poco carca, pero a ella le gusta llevarlo), arrancó unos catorce retrovisores al pasar por entre los coches en la autopista, y finalmente se estrelló contra un camión-trailer de 18 ejes que llevaba gasolina. Y puso la calle perdidita de manchas.

“Pero eso no cuenta, ¡fue con otra moto!” arguyó. Pero sí cuenta. La bonificación, no va ligada al vehículo, va ligada a tu dni, de modo que cuando das un parte, eres tú quien lo tienes, y no el vehículo, y es a ti a quien le contará. Igualmente, si compras el coche de un conductor como ZombiD pero tú no has tenido nunca ningún parte, serás bonificado y dará igual que el antiguo dueño del coche no fuese todo lo prudente que debía ser. Esto en realidad ZombiD ya se lo suponía, pero quiso probar el “bueno, si cuela, cuela”. Desde entonces, llegó a la conclusión que hoy nos sirve de…

….Moraleja: “Mentir a médico, madre y seguro, no tiene ningún futuro”.

Deja un comentario (al hacerlo el usuario consiente el envio de comunicaciones comerciales por parte de Segurosbroker. ver: Advertencias Legales )